ENTRESIJOS EN LAS OPCIONES PRESIDENCIALES

El ánfora se convierte en el recipiente temporal para definir el futuro político de Bolivia. Aquí se depositará el voto consciencial para afianzar y profundizar la democracia.

ENTRESIJOS EN LAS OPCIONES PRESIDENCIALES

La primera encuesta de Ciesmori publicada por tres cadenas televisivas reveló  preferencias, intensión de voto y  entresijos de los binomios presidenciales que ya compiten legalmente en los comicios convocados para el 3 de mayo y muestra  las opciones presidenciales más visibles con capacidad de convencer a una ciudadanía desilusionada y frustrada que a gritos pide unidad de partidos de oposición frente al masismo, que por el momento está muy lejos.

Para Carlos Mesa -un legítimo segundo ganador de las elecciones nacionales del 20 de octubre de 2019 –la “unidad” tiene que construirse con candidatos con “opciones presidenciales”. (La Razón Digital, 20/2/2020) Mesa aclaró, sin embargo, que no será él quien sugiera el nombre del candidato que debe retirarse de la pugna electoral.

Luis Arce Catacora, del MAS, tiene 31.6%, según la encuesta, seguido por Carlos Mesa, de CC con 17.1% y le sigue Jeanine Añez, de Juntos con 16.5%, previendo en perspectiva que los tres tienen posibilidades de participar en una eventual segunda vuelta electoral. La muestra preliminar sorprendió a los jefes de los partidos políticos y candidatos contrarios al MAS, porque este partido alcanza una importante intención de voto, sin su histórico candidato, Evo Morales, que fue inhabilitado incluso en su aspiración de ser senador por el Departamento de Cochabamba.

Es probable que la segunda encuesta de la misma empresa u de otra, brinde resultados similares con leves diferencias respecto a la preferencia electoral. Un rápido sondeo de opinión –no encuesta- de nuestra revista, utilizando el tradicional teorema de intervalos de confianza, ofrece una proyección más favorable a Carlos Mesa aproximándose a Luis Arce y alejándose la candidata presidente de la posibilidad de ser protagonista en el probable balotaje.

El sondeo refleja que Mesa mantuvo coherencia en su visión político-electoral, fue principal rival de Evo antes y después de las fallidas elecciones de octubre, no hizo cambios de candidatos y tampoco  protestó ni hizo aspavientos cuando lo abandonaron Luis Revilla, Alcalde de La Paz y Adrian Oliva, Gobernador de Tarija, que sorpresivamente se ligaron a la alianza que encabeza Jeanine Añez. Fue todo un caballero.

Ser coherente y competente hace ver a los políticos, sinceros, serios y con personalidad  ante un electorado acostumbrado a ver oportunismos, rebeldía y retórica mediática. Tienen carácter para no moverse al vaivén del viento. Si hay tres candidatos, Arce representa a la izquierda nacional, Mesa al centro y Añez a la derecha. Los con menos posibilidades optarán por gravedad a unirse a una de las dos últimas vertientes: Luis Fernando Camacho, Chi Hyun Chung y Jorge Quiroga.

El MAS recibió con mesura la primera encuesta, aunque -como era de esperar- algunos dirigentes intermedios expresaron excesivo triunfalismo, anticipando que su partido ganará cómodamente en primera vuelta. En política,  por sus efectos volátiles y su gran dinámica, los cambios se operan cada 24 horas girando 180 grados. Un prematuro exitismo masista es peligroso. Simple recordar: en las pre elecciones de octubre los candidatos presidenciales del MAS decantaban a los cuatro vientos que ganarían “por goleada” y la realidad fue adversa. La ausencia de Evo en las elecciones de hoy, beneficia a los candidatos Arce y Choquehuanca, porque su voto duro que ronda entre 20% y 25% tiende a incrementarse por la organicidad y militancia disciplinada que cree en “el partido como estructura”, sin el vital “caudillo”, para profundizar “el proceso de cambio interrumpido”.

Arce Catacora, inspirador del modelo económico social comunitario y productivo, vigente hasta hoy, es el más experimentado en esta materia que da importancia al rol director y rector del Estado para  impulsar políticas de desarrollo nacional. El Fondo Monetario Internacional, reconoció que Bolivia tenía la menor tasa de desocupación y de inflación en Sudamérica y lideraba el crecimiento económico en la región con un 3,9% al cierre de 2019. Arce fue Ministro de Finanzas en los dos últimos períodos, antes de las elecciones. El manejo de la economía hacia el futuro será complejo, un desafío para cualquier gobierno que tendrá que dar certidumbre a la gente respecto a conservar sus ahorros, emprendimientos e inversiones sin cambios traumáticos en la cotización del dólar.

De ganar las elecciones y ser Presidente, Arce dejó en claro que gobernará él y no Evo Morales. Una aclaración fundamental  cuando los antimasistas suponen que Evo sigue en “la sopa diaria”. Su acompañante de formula, David Choquehuanca  es otro hombre fuerte que sin ningún maquillaje representa a la nación aimara y quechua, también al habitante mestizo de las clases medias y bajas que vive en sectores periféricos de las grandes capitales.

La propia presidente-candidata, Janine Añez justificó su dupla con Samuel Doria Medina, por ser un profesional economista. Doria Medina, ex ministro de Planificación en la era Banzer-Paz Zamora -afirman los consultados- no es creíble por sus constantes giros y pulsiones en su aspiración de ser elegido. En dos oportunidades buscó la Presidencia y no pasó el 4%. El electorado recuerda que Doria Medina se despersonalizó cuando abandonó a Demócratas de Rubén Costas, en noviembre de 2018. Entonces, Ernesto Suárez, segundo líder del MSD, lo llamó “cobarde”. Después Doria Medina apareció apoyando sin éxito a Carlos Mesa  en octubre de 2019.

La señora Presidente aumentó su capacidad de gestión de gobierno, tiene carácter y es asertiva en sus decisiones, atributos que no le acompañan en materia electoral para ganar más confianza pública. Está pendiente de no pisar terreno cenagoso entre las tareas de Estado que le son obligatorias y su rol como candidata por falta de originalidad. Su ascenso aún es letárgico. Fernando Camacho y Marco Pumari, de la alianza Creemos, no logran  mostrase juntos ni articular un solo discurso. Sus acciones son muy personales, unas veces, temerarias, grotescas y burlescas. Les falta la pieza clave para ajustar el engranaje de su campaña y ser “creíbles”.

Tuto Quiroga, nuevamente aparece detrás de todos los aspirantes a la presidencia, pero no se rinde ni se bajará de la campaña electoral. Un hombre inteligente, gran operador político, el adalid para la renuncia de Evo Morales, que tras su caída, declaró al mundo que él trabajará desde ese momento para devolver la libertad y la democracia y desalojar a los “tiranos” de Venezuela, Nicaragua y Cuba. Pocos días estuvo como vocero internacional de la presidenta Añez, hasta después de sus escabrosas declaraciones contra el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. Finalmente, su alianza con  un sector del viejo MNR, y volver junto con la líder campesina Tomasa Yarhui, tampoco le fueron favorables para afianzar su influencia en la política naciona

Redaccion:

Simón Alberto Figueroa Reynaga

Simón Alberto Figueroa Reynaga

Periodista, Editor General Revista TEMAS cbba

cochabamba.safi@gmail.com