RELIGIONES, INSTRUMENTOS DE RECONDUCCIÓN DE VALORES HUMANOS

Las religiones de un modo general, son instrumentos de reconducción de la ética y de los valores morales al centro de nuestras vidas y persiguen la transformación personal para la transformación de la sociedad.

RELIGIONES, INSTRUMENTOS DE RECONDUCCIÓN DE VALORES HUMANOS

Las religiones han existido desde el inicio de la civilización humana. Las religiones primitivas veían dos tipos de causas para los eventos: causas que las personas podían controlar y causas que parecían fuera del control humano. Estas religiones primitivas atribuían las causas incontrolables a la acción de un agente: Dios.  Después, el pensamiento religioso se tornó más sofisticado; aunque el concepto de Dios subsiste, se introduce un concepto adicional: el alma o cuerpo sutil. Finalmente, las religiones establecen que los humanos deberían alcanzar 

virtudes, como bondad, caridad y justicia para no cometer pecados que harían que sus almas sean castigadas después de la muerte. Hoy, prácticamente todas las religiones plantean la existencia de Dios y encuentran en la existencia del alma (cuerpo sutil no material) y en la idea de ética y moralidad, o sea, la capacidad de distinguir  virtud de pecado y de optar por la virtud.

 

DIOS Y LA FÍSICA CUÁNTICA

 

No obstante que la visión materialista del mundo ha negado siempre la existencia de Dios, todas las religiones pese a sus particularidades, acaban afirmando la existencia de un ser o inteligencia superior. Hoy la moderna ciencia basada en la física cuántica  ha redescubierto a Dios. La física cuántica es una ciencia física que explica la naturaleza y el comportamiento de la materia y la energía en la escala de átomos y partículas subatómicas, así, la física cuántica comenzó como un modo de explicar la mecánica de cosas muy pequeñas. Sin embargo la física cuántica también es la base para comprender inmensos objetos como galaxias y eventos cosmológicos como el Big Bang.

La física cuántica comenzó en l900 con los trabajos de Max Planck; la matemática de la física cuántica  fue descubierta por Heisemberg y Schrodinger, en la década de l920. En su teoría cuántica Planck lanzó la hipótesis de que la energía no es una onda electromagnética como se creía antes, sino que la energía existe en unidades de la misma manera  que la materia.

Según Amit Goswami, Ph.D. en física cuántica por la Universidad de Calcuta, India, que trabaja como investigador en el Departamento de Física de Oregón, Estados Unidos de América (miembro del prestigioso Instituto de Ciencias Noéticas de California) es hijo de un gran Gurú hinduista y en sus trabajos conjuga el conocimiento de la tradición mística con la física cuántica y la espiritualidad.

En  su libro: “Evidencias científicas de la existencia divina”, usando los principios científicos  de la física cuántica, prueba la existencia de Dios , como agente de causación  (acción mediante la cual una causa produce un efecto determinado) con dos tipos de evidencias: El primer tipo de evidencia científica es aquel que Goswami llama las “asignaturas cuánticas de lo divino” , que ofrecen nuevos aspectos de la realidad, pues hasta ahora se creía que los fenómenos cuánticos  solo ocurrían en el mundo sub microscópico de la materia y que no eran importantes para el mundo macro; sin embargo , Goswami demostró en varias experiencias que esas asignaturas cuánticas también deben ocurrir en nuestra dimensión humana. El segundo tipo de evidencia científica de la existencia de Dios es el referido a los dominios sutiles de la realidad y la intervención de una inteligencia superior  que el darwinismo y los evolucionistas no han podido explicar satisfactoriamente sobre cómo y porqué la vida parece haber sido proyectada de forma tan  inteligente: la respuesta exige la existencia de un Dios con poderes causales y de un cuerpo sutil que actúa de forma biológica.

La idea de que los fenómenos de nuestra experiencia no pueden ser explicados sólo con base a en causas materiales, sino que los fenómenos son causados por una inteligencia superior o causa primera es lo que Goswami llama “causación descendente”.

 

PRIMACÍA DE LA CONCIENCIA

 

Durante mucho tiempo los científicos intentaron demostrar que los fenómenos del mundo podían ser comprendidos sin la hipótesis de Dios y que todas las cosas consisten de partículas elementales de materia y sus interacciones en un modelo de causación ascendente en el que las partículas elementales constituyen conglomerados mayores  llamados átomos, los átomos forman conglomerados aún mayores llamados molécula; las moléculas forman células, algunas de las que forman el cerebro; y, el cerebro genera todas nuestras experiencias. En esta Visión materialista, la conciencia es un fenómeno cerebral cuya eficacia causal proviene de las partículas elementales o nivel básico de la materia y la conciencia es un epifenómeno (un fenómeno secundario) del cerebro. La verdadera importancia y el verdadero significado de la física cuántica es afirmar que la conciencia no puede ser un mero fenómeno cerebral, sino que la conciencia es la base de toda la existencia. La evidencia científica de la existencia de Dios que plantea la moderna física cuántica está basada en la primacía de la conciencia; La conciencia crea la realidad. Aquello que experimentamos como materia, es apenas un importante dominio de la conciencia entre tantas posibilidades cuánticas de la conciencia, dominio que experimentamos por medio de nuestros sentidos.

Pero, al margen de la controversia de si Dios existe o no, hay que reconocer que las religiones de un modo general, son instrumentos de reconducción de la ética y de los valores morales al centro de nuestras vidas y persiguen la transformación personal para la transformación de la sociedad. Por eso resulta incomprensible que el presidente Morales, en su campaña de desprestigiar a los “jerarcas de la Iglesia” haya renegado de la religión llegando inclusive a proponer la creación de una nueva religión. Le pasamos la solución que Napoleón planteó a la pregunta de cómo  crear una religión: “Hágase crucificar hasta morir y resucite a los tres días…”

 

Redaccion:

Osvaldo Pareja Mariscal

Osvaldo Pareja Mariscal

Ingeniero Emérito

Docente Universitario