Dos momentos y dos lugares en la fundación de Cochabamba

En la trayectoria histórica cochabambina, está ampliamente documentado que la “Villa de Oropesa” fue fundada el año 1571 por Gerónimo Osorio y posteriormente refundada en 1574 por Barba de Padilla

Dos momentos y dos lugares en la fundación de Cochabamba

Recientes investigaciones que combinan -por primera vez- datos de archivos históricos del siglo XVI con información arqueológica,  toponímica y geográfica, relativas a los primeros años coloniales de Cochabamba, dan como resultado nuevos y diferentes elementos sobre la verdadera ubicación del legendario pueblo de Canata, los dos lugares diferentes donde en 1571 y 1574 se produjeron eventos ligados al nacimiento de la “ Villa de Oropesa” (hoy Cochabamba) y , por último, la trayectoria original del río de Canata después bautizado como rio Rocha, a partir de 1585.

 

 

En la trayectoria histórica cochabambina, está ampliamente documentado que la “Villa de Oropesa” fue fundada el año 1571 por Gerónimo Osorio y posteriormente refundada en 1574 por Barba de Padilla.  Previo a dichos momentos fundacionales,  el  año 1567 el Oidor de la Audiencia de Charcas Juan de Matienzo, señaló que en el valle de Cochabamba vivían alrededor de “cuarenta o cincuenta” colonos españoles, con sus familiares y servidores. En ese momento el segmento poblacional mayoritario era el indígena constituido por los naturales del valle y otros miles que habían llegado poco antes de la entrada de los españoles bajo los procesos de colonización de los Incas.

Dos momentos y dos lugares en la fundación de Cochabamba  Imagen 1

¿Dónde estaba Canata?

Antes de la fundación,  los españoles -principalmente agricultores y ganaderos- y también números indígenas, residían en una localidad o pueblo (“asiento” dice el cronista Matienzo) conocido con el nombre de Canata. Fue, en realidad,  un villorrio que operaba como capital político-judicial de lo que podría llamarse un “subcorregimiento” dentro el corregimiento de La Plata (hoy Sucre), que tuvo inclusive su teniente de corregidor, escribanos y otros funcionarios oficiales de la época.    

 

Indagando sobre su ubicación, en 1882, el político e historiador mizqueño Eufronio Viscarra argumentó que Canata se hallaba “en un lugar situado a poca distancia de Taquiña” y que ahí mismo se hizo la fundación de la “villa de oropesa”  a cargo de Osorio.

 

Posteriormente en 1971, el investigador y jurisconsulto José Macedonio Urquidi creador en 1943 del Archivo Histórico de Cochabamba, con amplio respaldo documental, concluyó que la primera fundación  efectivamente tuvo lugar en 1571 a cargo de Osorio “al pie septentrional del cerro de San Sebastián o un poco más al este” y que por tanto ahí mismo debió estar Canata.  

 

Sin embargo, en la actualidad, gracias a nuevos datos de orden etnohistórico, arqueológico y topográfico, se ha determinado que Canata estaba en realidad en lo que hoy es el barrio Tupuraya, al nordeste de la ciudad, en cuyas inmediaciones queda “El Pueblito-Tupuraya”, el cuál podría ser un resabio arquitectónico de la periferia de Canata.  Dicho barrio tuvo inclusive hasta la década de 1970 un cementerio, el cuál fue removido para construir encima un edificio policial. 

 

La evidencia arqueológica para apoyar la ubicación de Canata en Tupuraya también es consistente,  ya que el área de “El Pueblito-Tupuraya” es un enorme sitio arqueológico precolombino internacionalmente conocido y estudiado por primera vez en 1952 por el arqueólogo sueco Stig Rydén.  Su trabajo permitió constatar que se trata de un antiguo asentamiento que tuvo múltiples ocupaciones a través del tiempo, presentándose en los últimos niveles, es decir en los más tardíos, vasijas y recipientes cerámicos con inconfundible decoración y forma incaica.  Este preciso lugar fue donde se asentaron los colonizadores de la etnia aymara hablante Cana durante el incario y que  -desde que entraron los primeros españoles al valle-  se convirtió en el “asiento de Canata”.

¿Cuál fue el lugar exacto dónde Osorio fundó la Villa de Oropesa en 1571?

Dos momentos y dos lugares en la fundación de Cochabamba  Imagen 2

Los actuales datos de archivos disponibles y su superposición sobre el plano urbano de la ciudad de Cochabamba, permiten determinar que la fundación de la villa de Oropesa en 1571 a cargo de Osorio  tuvo lugar en la parte inferior de una chacra conocida en ese entonces como “El Algarrobal”, la cual de acuerdo a medidas con “guasca y cordel” y mojones, tuvo forma trapezoidal alargada orientada de sur a norte y con una extensión aproximada de 200 hectáreas.

 

Esa parte inferior de la chacra “El Algarrobal”, coincidiría con el sector donde actualmente se emplaza la Facultad de Ciencias y Tecnología de la UMSS y el Parque La Torre en su extremo sureste, a poca distancia de la entonces llamada “laguna de la tamborada” hoy Alalay.

 

Si  bien  Osorio –como primer Corregidor de la villa-  cumplió con todas las formalidades fundacionales de tan importante momento, en realidad no llegó a realizar edificaciones ni otros elementos arquitectónicos ya que inmediatamente se iniciaron pleitos y juicios. Resulta que el lugar donde Osorio decidió fundar la villa  pertenecía ya a uno de los primeros pobladores del valle, Garci Ruiz de Orellana, quien en 1552 adquirió dicha chacra a la comunidad indígena de Sipe Sipe.  Entonces por causa de dicho temprano litigio de tierras, conflicto de poderes  y numerosas vicisitudes de los primeros años coloniales, el proceso de fundación de la villa quedó  interrumpido.

 

 

Barba de Padilla y la Villa de Oropesa en 1574

 

Ante estas circunstancias el mismo Virrey Toledo despojó a Osorio del cargo de Corregidor y nombro a Barba de Padilla en dichas funciones, quien el 1 de Enero de 1574  procede a refundar la villa en un nuevo “sitio, cómodo  y mejor”.  Esta nueva ubicación  definida por Barba de Padilla es la que coincide con el área actual de la plaza 14 de Septiembre y cuadras circundantes.   Estos detalles dejan claro que la villa de Oropesa y Canata no estaban superpuestos como pensaron muchos investigadores, sino que más bien fueron dos poblados o asentamientos emplazados en dos lugares diferentes.

 

 

¿Se fundó la Villa de Oropesa el 15 de Agosto de 1571?

 

Sobre el cambio de curso del Rio de Canata en 1585

Otro elemento novedoso que se desprende de los datos ahora disponibles,  es que a la derecha de la ubicación donde se produjo la fundación de la villa de Oropesa en 1571, unos cuantos metros más hacia al sur-este, corría el “rio grande de Canata”.  Resulta que dicho río  empezó a tener un curso diferente a partir del mes de marzo de 1585, cuando otro español, Martín de la Rocha, gestionó una autorización para abrir una acequia a la altura de lo que hoy sería el Jardín Botánico de Cochabamba para poder regar sus tierras de maíz y trigo en la zona de la Chimba. Desde entonces cambió definitivamente el curso del río tal como ahora lo conocemos en Cochabamba como río Rocha (ver Mapa)

 

 

El Pueblito-Tupuraya: un pueblito en la ciudad

 

Con la fundación de la villa de oropesa en sus dos momentos de 1571 y 1574, Canata lentamente empezó a despoblarse perdiendo su importancia socio-económica y quedándose como un villorrio de paso a Sacaba.  El antiguo “asiento o pueblo de Canata” quedaría en el recuerdo y con el paso del tiempo en la leyenda.

Sin embargo desde 1995, el vecindario de El Pueblito-Tupuraya bajo el liderazgo de su OTB (Organización Territorial de Base),  ha iniciado un proceso de valorización patrimonial de su imagen y entorno arquitectónico, como una especie de pueblito dentro la ciudad, como justo homenaje de reconocimiento al sitio que dio origen a la ciudad de Cochabamba.

 

Su conservación es inexcusable como un ejemplo significativo de puesta en valor de un conjunto urbano de tan importante carga histórica. Se debe  consolidar su funcionalidad e identidad como un área histórica y turística dando al vecindario todo el respaldo y motivación para que ello ocurra, ligado inclusive a un proyecto conjunto con el Jardín Botánico Martín Cárdenas. Se está a tiempo todavía de conservar El Pueblito para que no ocurra lo mismo que en el “centro histórico” de Cochabamba, donde lamentablemente la arquitectura colonial y republicana  se va demoliendo día a día para dar paso a la “modernidad”.

Redaccion:

David Pereira

David Pereira

Antropólogo y docente universitario