EL PRESIDENTE Y EL CARDENAL: COMPROMISO POR BOLIVIA
EL PRESIDENTE Y EL CARDENAL: COMPROMISO POR BOLIVIA
...
A monseñor Toribio no le preocupa tener amigos o enemigos, congraciarse o distanciarse porque su sagrada misión es otra: afianzar la fe del pueblo en la salvación que proclama la doctrina de Jesucristo.
Simón Alberto Figueroa Reynaga
28 de junio de 2018
plantilla-4

EL PRESIDENTE Y EL CARDENAL: COMPROMISO POR BOLIVIA

El obispo emérito ToribioTicona Porco (81 años) fue consagrado hoy jueves como nuevo Cardenal de Bolivia y agradeció el apoyo de las autoridades de la Conferencia Episcopal Boliviana, que lo acompañaron en su investidura. “”Una alegría verdaderamente de compartir con el presidente y el vicepresidente de la CEB. Muy contento de verdad con la unidad que nos hace, y yo quiero a mi Conferencia de Bolivia y por supuesto mi trabajo tiene que ser de unidad y de común unión”, expresó a la agencia de noticias del Vaticano, Rome Reports. El presidente Evo Morales no estuvo en el Consistorio cardenalicio, pero participará en la “misa de San Pedro y San Pablo” este viernes en el Vaticano, donde los cardenales son presentados a todo el mundo como las autoridades más cercanas al Papa. El sábado el Jefe de Estado mantendrá una entrevista con el Santo Padre.

Finalmente y felizmente ya tenemos un nuevo Cardenal y solo resta esperar resultados de su misión evangelizadora, porque desde que se supo la noticia de su designación, injustamente se polarizó la opinión de admiradores y detractores a la determinación del papa Francisco al extremo de dudar: ¿es malo o bueno el nombramiento?, aún más, como si el valor moral de la preferencia del Santo Padre no fuera honesta. Cuando la visión antagónica de los políticos de turno se obnubila, su mente se sataniza, no por tratarse de un religioso de cuna humilde, sino por ser “amigo de Evo”. La amistad es un don de gente, un privilegio de la naturaleza humana cuando se sabe honrar con dignidad y respeto. Monseñor Ticona, dijo que el ahora Presidente, es “su amigo” desde los tiempos en que Evo, como dirigente sindical, realizaba sus marchas por el Altiplano hacia La Paz desde el Chapare.

Cuando le preguntaron sobre el nuevo Palacio de Gobierno que se llamará la “Casa Grande del Pueblo “, él manifestó que “le parecía lujo excesivo”. Después le interrogaron sobre la posición de la Iglesia Católica sobre el 21F y Monseñor dijo que lo pensaría para dar una respuesta posterior. Creo que tenía pleno derecho de expresar esa postura en función de su nuevo cargo porque hasta ese momento no había tenido ninguna reunión formal con la CEB. Algunos comunicadores que tienen identificación con el movimiento 21F, probablemente intentaron comprometer con esa causa al Cardenal nombrado. “Como Evo es mi amigo me reservo mi opinión”, les contestó provocando, como era lógico, controversias de toda índole. Ser amigo sincero es bueno y embellece la amistad cuando se dice la verdad. Monseñor habló de su amigo Evo, no del político, tampoco del jefe del MAS ni elogió las cualidades del Presidente. En sus primeras declaraciones a la prensa también hizo hincapié en que la Iglesia y el Estado deberían comprenderse mejor y trabajar juntos para superar la pobreza en Bolivia. ¿Cuál el delito?

De pronto se publicó una extraña posición de la Conferencia Episcopal Boliviana, CEB, máxima instancia jerárquica de los obispos del país aclarando que monseñor Ticona es Obispo Emérito y miembro de la CEB, pero no la máxima autoridad de la Iglesia Católica Boliviana, porque la Conferencia tiene su presidente y otros directivos elegidos en asamblea. Me imagino que la CEB, tiene su ordenamiento interno para limitar el accionar personal de cada uno de sus integrantes. Sin embargo me pregunto: ¿Acaso el fallecido cardenal Julio Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz, no fue la palabra oficial de la Iglesia Católica como máxima autoridad? El electo nuevo Cardenal de Bolivia, de pronto aparecía huérfano de apoyo de sus mismos hermanos que no comprendían la dignidad de su nombramiento. El Comunicado presentado por monseñor Aurelio Pesoa indica: “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, Presidente, Vicepresidente, Secretario General y Consejo Episcopal Permanente, es la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos”(Radio Fides.com, 13/6/18)

Luego aparecen los defensores desde el gobierno: “No lo quieren por ser indígena”, “Lo odian por ser amigo de los pobres”. Y el Presidente, durante el acto de entrega del nuevo edificio de la Escuela Superior de Maestros, en Sacaba el día lunes 26, agradece y felicita públicamente al papa Francisco por el nombramiento de monseñor Ticona como nuevo Cardenal de Bolivia y anuncia viajar al Vaticano para el día en que el Obispo Emérito será consagrado. En su primer Twitter el Jefe de Estado expresó: “Mi respeto, cariño y admiración al hermano Toribio Ticona, cardenal de Bolivia. ¡Fuerza!, los obispos y católicos de base, que defienden y trabajan con los pobres, están contigo (Página Siete, 27/6/18)

EXTRAÑA POSICION DE LA CEB

El nuevo Cardenal no necesita expresiones de solidaridad desde algunas esferas gubernamentales puesto que algunas declaraciones exageradas de defensa sólo le hacen un “flaco favor”. Y sus detractores que le instan a sumarse a una causa política cometen error capital. Estoy seguro que a monseñor Toribio no le preocupa tener amigos o enemigos, congraciarse o distanciarse porque su sagrada misión es otra: afianzar la fe del pueblo en la salvación que proclama la doctrina de Jesucristo como lo hace a diario el Santo Padre con los católicos del mundo que más sufren las injusticias por las políticas equivocadas s de los gobiernos.

“La Conferencia Episcopal Boliviana ha cursado una invitación al Presidente Evo Morales, para participar de estos actos y para que, con su presencia, represente a los bolivianos en este acontecimiento que resalta el compromiso de la Iglesia Católica con los más pobres”, señala un comunicado de la CEB, difundido el lunes en su portal web. (KANDIRE, Diario Digital Independiente, 27/6/18)

Mientras la polémica persiste sobre el Obispo, surgen otras voces dentro la CEB: “Está el intento de dividir, los obispos contra el Cardenal, el Cardenal contra los obispos, esto no hay en nuestra Conferencia Episcopal en absoluto, hay un ambiente de comunión, un ambiente fraterno, un ambiente de amistad de todos los obispos, también con el Cardenal”, aseguró el Secretario General Adjunto de la CEB José Fuentes. (La Razón Digital, 26/6/18). El comunicado, sin duda, tranquilizó el tenso ambiente y la mejor muestra es que estuvieron en el Vaticano junto a él, las máximas autoridades de la CEB compartiendo la misma alegría.

Quien escribe esta breve nota periodística, se alegró cuando supo de su designación y así lo expresó en esta misma revista. También causó satisfacción verlo en una entrevista televisiva al “gran Tito”, nuestro querido monseñor Tito Solari, ex arzobispo de Cochabamba. Mostrándose feliz daba bienvenida al nuevo Cardenal apenas se conocía la noticia de su nombramiento. Siempre dije que monseñor Tito Solari, es una luz entre las tinieblas al igual que muchos obispos, sacerdotes y monjas que siguen el camino del verdadero Evangelio: compromiso con los más pobres para ayudarlos a tener una vida más digna.

El Papa Francisco no se equivocó en la elección de los nuevos cardenales en el mundo, entre ellos, monseñor Toribio Ticona. Varios de los cardenales designados, según reporta la prensa del Vaticano, responden a comunidades eclesiales de base donde los religiosos trabajaron junto a los más desheredados y los que sufren injusticias. El Presidente boliviano y el Cardenal provienen de cunas humildes como la mayoría de los bolivianos, sin embargo, ambos tienen investidura y son máximas autoridades cada uno con sus propias responsabilidades hacia un bien común.

Es el momento para iniciar la construcción de puentes de comunicación en lugar de muros de separación. La Iglesia Católica, que en tiempos de dictaduras militares, se llamó iglesia del tercer mundo, iglesia de bases, siempre estuvo junto al pueblo que reclamaba justicia. Hoy la historia no es diferente respecto a la pobreza, el hambre y la injusticia aunque tiene diferentes matices por determinadas políticas sociales en vigencia. La CEB junto a su feligresía y cristianos de otras iglesias se movilizó en las calles para exigir la anulación de varias disposiciones legales que despenalizaban el aborto y vulneraban la libertad de culto. El 21F tiene otra connotación. Aquí el nuevo Cardenal puede ayudar a fijar una visión más evangelizadora que política.

AFIANZAR LA FE DEL PUEBLO

De pronto se publicó una extraña posición de la Conferencia Episcopal Boliviana, CEB, máxima instancia jerárquica de los obispos del país aclarando que monseñor Ticona es Obispo Emérito y miembro de la CEB, pero no la máxima autoridad de la Iglesia Católica Boliviana, porque la Conferencia tiene su presidente y otros directivos elegidos en asamblea. Me imagino que la CEB, tiene su ordenamiento interno para limitar el accionar personal de cada uno de sus integrantes. Sin embargo me pregunto: ¿Acaso el fallecido cardenal Julio Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz, no fue la palabra oficial de la Iglesia Católica como máxima autoridad? El electo nuevo Cardenal de Bolivia, de pronto aparecía huérfano de apoyo de sus mismos hermanos que no comprendían la dignidad de su nombramiento. El Comunicado presentado por monseñor Aurelio Pesoa indica: “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, Presidente, Vicepresidente, Secretario General y Consejo Episcopal Permanente, es la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos”(Radio Fides.com, 13/6/18)

Luego aparecen los defensores desde el gobierno: “No lo quieren por ser indígena”, “Lo odian por ser amigo de los pobres”. Y el Presidente, durante el acto de entrega del nuevo edificio de la Escuela Superior de Maestros, en Sacaba el día lunes 26, agradece y felicita públicamente al papa Francisco por el nombramiento de monseñor Ticona como nuevo Cardenal de Bolivia y anuncia viajar al Vaticano para el día en que el Obispo Emérito será consagrado. En su primer Twitter el Jefe de Estado expresó: “Mi respeto, cariño y admiración al hermano Toribio Ticona, cardenal de Bolivia. ¡Fuerza!, los obispos y católicos de base, que defienden y trabajan con los pobres, están contigo (Página Siete, 27/6/18)

El nuevo Cardenal no necesita expresiones de solidaridad desde algunas esferas gubernamentales puesto que algunas declaraciones exageradas de defensa sólo le hacen un “flaco favor”. Y sus detractores que le instan a sumarse a una causa política cometen error capital. Estoy seguro que a monseñor Toribio no le preocupa tener amigos o enemigos, congraciarse o distanciarse porque su sagrada misión es otra: afianzar la fe del pueblo en la salvación que proclama la doctrina de Jesucristo como lo hace a diario el Santo Padre con los católicos del mundo que más sufren las injusticias por las políticas equivocadas s de los gobiernos.

“La Conferencia Episcopal Boliviana ha cursado una invitación al Presidente Evo Morales, para participar de estos actos y para que, con su presencia, represente a los bolivianos en este acontecimiento que resalta el compromiso de la Iglesia Católica con los más pobres”, señala un comunicado de la CEB, difundido el lunes en su portal web. (KANDIRE, Diario Digital Independiente, 27/6/18)

Mientras la polémica persiste sobre el Obispo, surgen otras voces dentro la CEB: “Está el intento de dividir, los obispos contra el Cardenal, el Cardenal contra los obispos, esto no hay en nuestra Conferencia Episcopal en absoluto, hay un ambiente de comunión, un ambiente fraterno, un ambiente de amistad de todos los obispos, también con el Cardenal”, aseguró el Secretario General Adjunto de la CEB José Fuentes. (La Razón Digital, 26/6/18). El comunicado, sin duda, tranquilizó el tenso ambiente y la mejor muestra es que estuvieron en el Vaticano junto a él, las máximas autoridades de la CEB compartiendo la misma alegría.

Quien escribe esta breve nota periodística, se alegró cuando supo de su designación y así lo expresó en esta misma revista. También causó satisfacción verlo en una entrevista televisiva al “gran Tito”, nuestro querido monseñor Tito Solari, ex arzobispo de Cochabamba. Mostrándose feliz daba bienvenida al nuevo Cardenal apenas se conocía la noticia de su nombramiento. Siempre dije que monseñor Tito Solari, es una luz entre las tinieblas al igual que muchos obispos, sacerdotes y monjas que siguen el camino del verdadero Evangelio: compromiso con los más pobres para ayudarlos a tener una vida más digna.

El Papa Francisco no se equivocó en la elección de los nuevos cardenales en el mundo, entre ellos, monseñor Toribio Ticona. Varios de los cardenales designados, según reporta la prensa del Vaticano, responden a comunidades eclesiales de base donde los religiosos trabajaron junto a los más desheredados y los que sufren injusticias. El Presidente boliviano y el Cardenal provienen de cunas humildes como la mayoría de los bolivianos, sin embargo, ambos tienen investidura y son máximas autoridades cada uno con sus propias responsabilidades hacia un bien común.

Es el momento para iniciar la construcción de puentes de comunicación en lugar de muros de separación. La Iglesia Católica, que en tiempos de dictaduras militares, se llamó iglesia del tercer mundo, iglesia de bases, siempre estuvo junto al pueblo que reclamaba justicia. Hoy la historia no es diferente respecto a la pobreza, el hambre y la injusticia aunque tiene diferentes matices por determinadas políticas sociales en vigencia. La CEB junto a su feligresía y cristianos de otras iglesias se movilizó en las calles para exigir la anulación de varias disposiciones legales que despenalizaban el aborto y vulneraban la libertad de culto. El 21F tiene otra connotación. Aquí el nuevo Cardenal puede ayudar a fijar una visión más evangelizadora que política.

EXTRAÑA POSICION DE LA CEB
AFIANZAR LA FE DEL PUEBLO
COMPROMISO DE RESPETO MUTUO

De pronto se publicó una extraña posición de la Conferencia Episcopal Boliviana, CEB, máxima instancia jerárquica de los obispos del país aclarando que monseñor Ticona es Obispo Emérito y miembro de la CEB, pero no la máxima autoridad de la Iglesia Católica Boliviana, porque la Conferencia tiene su presidente y otros directivos elegidos en asamblea. Me imagino que la CEB, tiene su ordenamiento interno para limitar el accionar personal de cada uno de sus integrantes. Sin embargo me pregunto: ¿Acaso el fallecido cardenal Julio Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz, no fue la palabra oficial de la Iglesia Católica como máxima autoridad? El electo nuevo Cardenal de Bolivia, de pronto aparecía huérfano de apoyo de sus mismos hermanos que no comprendían la dignidad de su nombramiento. El Comunicado presentado por monseñor Aurelio Pesoa indica: “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, Presidente, Vicepresidente, Secretario General y Consejo Episcopal Permanente, es la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos”(Radio Fides.com, 13/6/18)

Luego aparecen los defensores desde el gobierno: “No lo quieren por ser indígena”, “Lo odian por ser amigo de los pobres”. Y el Presidente, durante el acto de entrega del nuevo edificio de la Escuela Superior de Maestros, en Sacaba el día lunes 26, agradece y felicita públicamente al papa Francisco por el nombramiento de monseñor Ticona como nuevo Cardenal de Bolivia y anuncia viajar al Vaticano para el día en que el Obispo Emérito será consagrado. En su primer Twitter el Jefe de Estado expresó: “Mi respeto, cariño y admiración al hermano Toribio Ticona, cardenal de Bolivia. ¡Fuerza!, los obispos y católicos de base, que defienden y trabajan con los pobres, están contigo (Página Siete, 27/6/18)

EXTRAÑA POSICION DE LA CEB

El nuevo Cardenal no necesita expresiones de solidaridad desde algunas esferas gubernamentales puesto que algunas declaraciones exageradas de defensa sólo le hacen un “flaco favor”. Y sus detractores que le instan a sumarse a una causa política cometen error capital. Estoy seguro que a monseñor Toribio no le preocupa tener amigos o enemigos, congraciarse o distanciarse porque su sagrada misión es otra: afianzar la fe del pueblo en la salvación que proclama la doctrina de Jesucristo como lo hace a diario el Santo Padre con los católicos del mundo que más sufren las injusticias por las políticas equivocadas s de los gobiernos.

“La Conferencia Episcopal Boliviana ha cursado una invitación al Presidente Evo Morales, para participar de estos actos y para que, con su presencia, represente a los bolivianos en este acontecimiento que resalta el compromiso de la Iglesia Católica con los más pobres”, señala un comunicado de la CEB, difundido el lunes en su portal web. (KANDIRE, Diario Digital Independiente, 27/6/18)

Mientras la polémica persiste sobre el Obispo, surgen otras voces dentro la CEB: “Está el intento de dividir, los obispos contra el Cardenal, el Cardenal contra los obispos, esto no hay en nuestra Conferencia Episcopal en absoluto, hay un ambiente de comunión, un ambiente fraterno, un ambiente de amistad de todos los obispos, también con el Cardenal”, aseguró el Secretario General Adjunto de la CEB José Fuentes. (La Razón Digital, 26/6/18). El comunicado, sin duda, tranquilizó el tenso ambiente y la mejor muestra es que estuvieron en el Vaticano junto a él, las máximas autoridades de la CEB compartiendo la misma alegría.

Quien escribe esta breve nota periodística, se alegró cuando supo de su designación y así lo expresó en esta misma revista. También causó satisfacción verlo en una entrevista televisiva al “gran Tito”, nuestro querido monseñor Tito Solari, ex arzobispo de Cochabamba. Mostrándose feliz daba bienvenida al nuevo Cardenal apenas se conocía la noticia de su nombramiento. Siempre dije que monseñor Tito Solari, es una luz entre las tinieblas al igual que muchos obispos, sacerdotes y monjas que siguen el camino del verdadero Evangelio: compromiso con los más pobres para ayudarlos a tener una vida más digna.

El Papa Francisco no se equivocó en la elección de los nuevos cardenales en el mundo, entre ellos, monseñor Toribio Ticona. Varios de los cardenales designados, según reporta la prensa del Vaticano, responden a comunidades eclesiales de base donde los religiosos trabajaron junto a los más desheredados y los que sufren injusticias. El Presidente boliviano y el Cardenal provienen de cunas humildes como la mayoría de los bolivianos, sin embargo, ambos tienen investidura y son máximas autoridades cada uno con sus propias responsabilidades hacia un bien común.

Es el momento para iniciar la construcción de puentes de comunicación en lugar de muros de separación. La Iglesia Católica, que en tiempos de dictaduras militares, se llamó iglesia del tercer mundo, iglesia de bases, siempre estuvo junto al pueblo que reclamaba justicia. Hoy la historia no es diferente respecto a la pobreza, el hambre y la injusticia aunque tiene diferentes matices por determinadas políticas sociales en vigencia. La CEB junto a su feligresía y cristianos de otras iglesias se movilizó en las calles para exigir la anulación de varias disposiciones legales que despenalizaban el aborto y vulneraban la libertad de culto. El 21F tiene otra connotación. Aquí el nuevo Cardenal puede ayudar a fijar una visión más evangelizadora que política.

AFIANZAR LA FE DEL PUEBLO
EXTRAÑA POSICION DE LA CEB

De pronto se publicó una extraña posición de la Conferencia Episcopal Boliviana, CEB, máxima instancia jerárquica de los obispos del país aclarando que monseñor Ticona es Obispo Emérito y miembro de la CEB, pero no la máxima autoridad de la Iglesia Católica Boliviana, porque la Conferencia tiene su presidente y otros directivos elegidos en asamblea. Me imagino que la CEB, tiene su ordenamiento interno para limitar el accionar personal de cada uno de sus integrantes. Sin embargo me pregunto: ¿Acaso el fallecido cardenal Julio Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz, no fue la palabra oficial de la Iglesia Católica como máxima autoridad? El electo nuevo Cardenal de Bolivia, de pronto aparecía huérfano de apoyo de sus mismos hermanos que no comprendían la dignidad de su nombramiento. El Comunicado presentado por monseñor Aurelio Pesoa indica: “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, Presidente, Vicepresidente, Secretario General y Consejo Episcopal Permanente, es la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos”(Radio Fides.com, 13/6/18)

Luego aparecen los defensores desde el gobierno: “No lo quieren por ser indígena”, “Lo odian por ser amigo de los pobres”. Y el Presidente, durante el acto de entrega del nuevo edificio de la Escuela Superior de Maestros, en Sacaba el día lunes 26, agradece y felicita públicamente al papa Francisco por el nombramiento de monseñor Ticona como nuevo Cardenal de Bolivia y anuncia viajar al Vaticano para el día en que el Obispo Emérito será consagrado. En su primer Twitter el Jefe de Estado expresó: “Mi respeto, cariño y admiración al hermano Toribio Ticona, cardenal de Bolivia. ¡Fuerza!, los obispos y católicos de base, que defienden y trabajan con los pobres, están contigo (Página Siete, 27/6/18)

AFIANZAR LA FE DEL PUEBLO

El nuevo Cardenal no necesita expresiones de solidaridad desde algunas esferas gubernamentales puesto que algunas declaraciones exageradas de defensa sólo le hacen un “flaco favor”. Y sus detractores que le instan a sumarse a una causa política cometen error capital. Estoy seguro que a monseñor Toribio no le preocupa tener amigos o enemigos, congraciarse o distanciarse porque su sagrada misión es otra: afianzar la fe del pueblo en la salvación que proclama la doctrina de Jesucristo como lo hace a diario el Santo Padre con los católicos del mundo que más sufren las injusticias por las políticas equivocadas s de los gobiernos.

“La Conferencia Episcopal Boliviana ha cursado una invitación al Presidente Evo Morales, para participar de estos actos y para que, con su presencia, represente a los bolivianos en este acontecimiento que resalta el compromiso de la Iglesia Católica con los más pobres”, señala un comunicado de la CEB, difundido el lunes en su portal web. (KANDIRE, Diario Digital Independiente, 27/6/18)

Mientras la polémica persiste sobre el Obispo, surgen otras voces dentro la CEB: “Está el intento de dividir, los obispos contra el Cardenal, el Cardenal contra los obispos, esto no hay en nuestra Conferencia Episcopal en absoluto, hay un ambiente de comunión, un ambiente fraterno, un ambiente de amistad de todos los obispos, también con el Cardenal”, aseguró el Secretario General Adjunto de la CEB José Fuentes. (La Razón Digital, 26/6/18). El comunicado, sin duda, tranquilizó el tenso ambiente y la mejor muestra es que estuvieron en el Vaticano junto a él, las máximas autoridades de la CEB compartiendo la misma alegría.

COMPROMISO DE RESPETO MUTUO

Quien escribe esta breve nota periodística, se alegró cuando supo de su designación y así lo expresó en esta misma revista. También causó satisfacción verlo en una entrevista televisiva al “gran Tito”, nuestro querido monseñor Tito Solari, ex arzobispo de Cochabamba. Mostrándose feliz daba bienvenida al nuevo Cardenal apenas se conocía la noticia de su nombramiento. Siempre dije que monseñor Tito Solari, es una luz entre las tinieblas al igual que muchos obispos, sacerdotes y monjas que siguen el camino del verdadero Evangelio: compromiso con los más pobres para ayudarlos a tener una vida más digna.

El Papa Francisco no se equivocó en la elección de los nuevos cardenales en el mundo, entre ellos, monseñor Toribio Ticona. Varios de los cardenales designados, según reporta la prensa del Vaticano, responden a comunidades eclesiales de base donde los religiosos trabajaron junto a los más desheredados y los que sufren injusticias. El Presidente boliviano y el Cardenal provienen de cunas humildes como la mayoría de los bolivianos, sin embargo, ambos tienen investidura y son máximas autoridades cada uno con sus propias responsabilidades hacia un bien común.

Es el momento para iniciar la construcción de puentes de comunicación en lugar de muros de separación. La Iglesia Católica, que en tiempos de dictaduras militares, se llamó iglesia del tercer mundo, iglesia de bases, siempre estuvo junto al pueblo que reclamaba justicia. Hoy la historia no es diferente respecto a la pobreza, el hambre y la injusticia aunque tiene diferentes matices por determinadas políticas sociales en vigencia. La CEB junto a su feligresía y cristianos de otras iglesias se movilizó en las calles para exigir la anulación de varias disposiciones legales que despenalizaban el aborto y vulneraban la libertad de culto. El 21F tiene otra connotación. Aquí el nuevo Cardenal puede ayudar a fijar una visión más evangelizadora que política.

EXTRAÑA POSICION DE LA CEB

De pronto se publicó una extraña posición de la Conferencia Episcopal Boliviana, CEB, máxima instancia jerárquica de los obispos del país aclarando que monseñor Ticona es Obispo Emérito y miembro de la CEB, pero no la máxima autoridad de la Iglesia Católica Boliviana, porque la Conferencia tiene su presidente y otros directivos elegidos en asamblea. Me imagino que la CEB, tiene su ordenamiento interno para limitar el accionar personal de cada uno de sus integrantes. Sin embargo me pregunto: ¿Acaso el fallecido cardenal Julio Terrazas, Arzobispo de Santa Cruz, no fue la palabra oficial de la Iglesia Católica como máxima autoridad? El electo nuevo Cardenal de Bolivia, de pronto aparecía huérfano de apoyo de sus mismos hermanos que no comprendían la dignidad de su nombramiento. El Comunicado presentado por monseñor Aurelio Pesoa indica: “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, Presidente, Vicepresidente, Secretario General y Consejo Episcopal Permanente, es la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos”(Radio Fides.com, 13/6/18)

Luego aparecen los defensores desde el gobierno: “No lo quieren por ser indígena”, “Lo odian por ser amigo de los pobres”. Y el Presidente, durante el acto de entrega del nuevo edificio de la Escuela Superior de Maestros, en Sacaba el día lunes 26, agradece y felicita públicamente al papa Francisco por el nombramiento de monseñor Ticona como nuevo Cardenal de Bolivia y anuncia viajar al Vaticano para el día en que el Obispo Emérito será consagrado. En su primer Twitter el Jefe de Estado expresó: “Mi respeto, cariño y admiración al hermano Toribio Ticona, cardenal de Bolivia. ¡Fuerza!, los obispos y católicos de base, que defienden y trabajan con los pobres, están contigo (Página Siete, 27/6/18)

El nuevo Cardenal no necesita expresiones de solidaridad desde algunas esferas gubernamentales puesto que algunas declaraciones exageradas de defensa sólo le hacen un “flaco favor”. Y sus detractores que le instan a sumarse a una causa política cometen error capital. Estoy seguro que a monseñor Toribio no le preocupa tener amigos o enemigos, congraciarse o distanciarse porque su sagrada misión es otra: afianzar la fe del pueblo en la salvación que proclama la doctrina de Jesucristo como lo hace a diario el Santo Padre con los católicos del mundo que más sufren las injusticias por las políticas equivocadas s de los gobiernos.

“La Conferencia Episcopal Boliviana ha cursado una invitación al Presidente Evo Morales, para participar de estos actos y para que, con su presencia, represente a los bolivianos en este acontecimiento que resalta el compromiso de la Iglesia Católica con los más pobres”, señala un comunicado de la CEB, difundido el lunes en su portal web. (KANDIRE, Diario Digital Independiente, 27/6/18)

Mientras la polémica persiste sobre el Obispo, surgen otras voces dentro la CEB: “Está el intento de dividir, los obispos contra el Cardenal, el Cardenal contra los obispos, esto no hay en nuestra Conferencia Episcopal en absoluto, hay un ambiente de comunión, un ambiente fraterno, un ambiente de amistad de todos los obispos, también con el Cardenal”, aseguró el Secretario General Adjunto de la CEB José Fuentes. (La Razón Digital, 26/6/18). El comunicado, sin duda, tranquilizó el tenso ambiente y la mejor muestra es que estuvieron en el Vaticano junto a él, las máximas autoridades de la CEB compartiendo la misma alegría.

. Redacción:
Simón Alberto Figueroa Reynaga

Periodista, Editor General de TEMAScbba, Miembro de la Sociedad de Editores y Redactores SER Cochabamba

- Leído: 20 veces -

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Loading...