EMBLEMÁTICO 10 DE OCTUBRE: ¿DISYUNTIVA PARA LAS PLATAFORMAS?

El emblemático 10 de octubre será de marchas y contramarchas entre defensores de las conquistas del llamado proceso de cambio y críticas de la oposición descontenta, Movimientos Sociales Vs Movimientos Sociales, pero la sangre no llegará al río.

EMBLEMÁTICO 10 DE OCTUBRE: ¿DISYUNTIVA PARA LAS PLATAFORMAS?

Desde el 10 de octubre de 1982 hay  democracia sin interrupciones, libertades y garantías constitucionales aunque con distorsiones propias de la dinámica política por el franco enfrentamiento entre oposición y oficialismo. En los últimos 12 años Bolivia logró estabilidad económica, crecimiento del aparato productivo nacional con intervención  protagónica el Estado, participación de inversión privada nacional y extranjera siendo reconocido por organismos financieros internacionales sobre todo por la reducción de la pobreza y la inclusión social de sectores históricamente postergados: los campesinos que hoy tienen nombre y apellido, reclaman y comparten decisiones del poder político.

 

La nueva Bolivia recordará el próximo 10 de octubre de 2018, casi 40 años de la recuperación de la democracia, un emblemático día, que no será uno más. Las circunstancias preelectorales colocan al país frente a un desafío donde gobernantes y gobernados interpretarán diferentes visiones de país de acuerdo a sus intereses ideológicos y económicos que confrontará posiciones radicales; fuerte corriente ciudadana mayoritariamente joven que no quiere saber de la re postulación de los actuales mandatarios tampoco de la aparición de viejos partidos políticos con líderes caducos, que será más de lo mismo, quieren otra Bolivia. Plataformas ciudadanas, partidos políticos y Comités Cívicos juntos ganaron las calles en reiteradas oportunidades para exigir respeto al 21F a los poderes del Estado convirtiendo esa causa como una cuestión de vida o muerte. Después de la promulgación de las Ley de Partidos Políticos que ordena elección de binomios presidenciales con registro fehaciente de militantes para los comicios de 2019, las aguas se bifurcaron y fluyen con menos fuerza. Las plataformas, en apariencia, son la principal fuerza opositora, sin embargo, políticamente indefinidas y sin candidato potencial. Ante la anomia del sistema de partidos políticos tradicionales se emplazó a conformar un solo bloque de oposición frente al MAS con un candidato emergente de las plataformas, previa aceptación de su propio programa de gobierno, un nuevo modelo de país y diferente estrategia de desarrollo.

 

La exigencia sobrepasó el límite de tolerancia de los partidos supuestamente grandes como Movimiento Demócrata Social y Unidad Nacional que por separado y en carrera contra reloj, comenzaron su propia tarea: fortalecer sus partidos y definir sus candidatos, esperando que las plataformas, contrariamente a la idea primigenia, se integren a sus fuerzas. Febrilmente se movilizan en las ciudades y el campo afianzando sus siglas y llenando libros con nuevos militantes cumpliendo normas impuestas por la Ley de Organizaciones Políticas, LOP.

 

Las plataformas que en conjunto juraron en Sucre que seguirán luchando en las calles por el respeto al 21F. Ciertamente están en la disyuntiva. Si partidos políticos y comités cívicos no se unen a un paro nacional movilizado el próximo 10 de octubre, simplemente serán traidores.

 

En Cochabamba se conformó el Consejo Nacional de Comités Cívicos, máxima instancia de poder del civismo nacional con participación de representantes de Pando, Beni, Potosí, Oruro y Cochabamba, que según su declaración aprobada, harán civismo y no partidismo político. El Comité Cívico de Santa Cruz, que impulsó con más fuerza la lucha por el respeto al F21, decidió convocar a una marcha el 10 de octubre sin paralizar la ciudad y el departamento oriental. Es más probable que el Consejo Nacional Cívico adopte algo similar, cancelando de hecho un paro nacional que hoy ya se considera perjudicial a la producción nacional, al comercio interno que vive de la venta diaria y sobre todo a la vista del ciudadano de a pie un di ahechado a perder.

 

El emblemático 10 de octubre será de marchas y contramarchas entre defensores de las conquistas del llamado proceso de cambio y críticas de la oposición descontenta, Movimientos Sociales Vs Movimientos Sociales, pero la sangre no llegará al río. Alguna vez un activista despistado convocó a un paro cívico nacional con bloqueo de carreteras y cierre de fronteras y quedó en ridículo.

Redaccion:

REDACCIÓN CENTRAL

REDACCIÓN CENTRAL

Revista TEMAS cbba

Periodismo que construye ciudadanía