Tonchy Antezana: El cineasta cochabambino

Tonchy Antezana, dialoga con Temas cbba sobre su incursión en el cine, sus logros y los desafíos para los nuevos talentos, directores y actores cochabambinos que están presentes en medio de la indiferencia y la falta de ayuda de las autoridades competentes.

Tonchy Antezana: El cineasta cochabambino

EL conocido cineasta cochabambino, sabe que hacer cine cuesta mucha plata, sin embargo, no le importó la falta de apoyo a la hora de enfrentar retos como la película “Boquerón”, la épica historia del soldado boliviano en la Guerra del Chaco y “Cementerio de los Elefantes”.

 

El talento de Tonchy viene desde su abuelo materno, a principios de la década de los  20 del siglo pasado. Su abuelo recorría en dos mulas por  las minas  del altiplano boliviano con una proyectora de cine y hacía películas.

Comenzó su carrera  como director de las  miniseries, “Dos Caminos”, “Coca”,  posteriormente largo metrajes para  televisión como “Viernes de Soltero”, “La Decisión”;  luego los   medio metrajes “Nuestro Bosquecillo”, “Un sueño una pesadilla”. Sus experiencias bien ganadas  las completó,  en el nuevo siglo, con “Nostalgias de rock”,  “Evo Pueblo”, “Cementerio de los Elefantes” y “Boquerón”.

Para el cineasta,  la producción de mayor envergadura fue “Boquerón”, pero el éxito que más logros concentró fue “Cementerio de los Elefantes”, película que se completó de rodar no obstante de sus elevados costos. “Hacer cine es caro y lamentablemente en Cochabamba no hay apoyo del Municipio menos de la Gobernación”, lamenta. “Cementerio de los Elefantes” marca  una nueva etapa de hacer cine en el país. Tonchy demostró aquí todo su profesionalismo. La película, recibió 14 premios a nivel nacional e internacional. “Fue un éxito de taquilla”, afirma.

De “Boquerón”,  película que motivó a viejas y nuevas generaciones a revisar la historia de la Guerra del Chaco, dice que hay un “balance por demás positivo” porque fue la más taquillera entre las   películas nacionales de 2015. Ganó 3 premios nacionales e internacionales, se exhibió en más de 20 festivales internacionales de cine y llegó hasta Corea del Sur. “Estamos muy contentos con los resultados de una película que pensé,  solo tendría interés en el país”. Actualmente, el talentoso cineasta valluno no tiene proyecto definido. “Tengo cuatro guiones,  dos ya concluidos y dos en revisión”.

 

Sobre desafíos del cine cochabambino, dice: “En Cochabamba hay nuevas caras en la dirección, actuación y  nuevas películas, pero hay todavía un largo camino  por  transitar Les deseo éxito a los nuevos directores, actores y actrices cochabambinos. Es un oficio muy difícil pero con pasión se logran los objetivos”.

Espacios de formación

En Cochabamba hay espacios de formación y desarrollo del cine como el MARTadero y la Escuela de Cine. “Este tipo de iniciativas hay que apoyarlas porque la producción nacional cinematográfica es incipiente en relación a países vecinos”, agrega.

Cochabamba  es un espacio ideal para desarrollar cualquier trabajo audiovisual, por el clima. Hay diferentes pisos ecológicos, altiplano, valles y trópico.

 

“Lamentablemente no hay apoyo de las autoridades”, reitera. No existe una sala municipal  para exhibir sus producciones. Las salas comerciales aplican  trato económico inaceptable y altos porcentajes que deben  pagar por usarlas.

Señala que el cine independiente en el mundo recibe apoyo estatal como en Argentina que destina cada año 50 millones de dólares para hacer sus películas y Brasil con sus empresas estatales concede un fuerte respaldo económico para fomentar el cine de su país.

Tonchy Antezana: El cineasta cochabambino Imagen 1

Salas de cine comerciales

Hoy, las salas de cine son en realidad centros comerciales. El cine es uno más de los “ganchos” para llevar gente. En estos espacios existen plazas de comidas, boutiques, bancos, etc. un conglomerado de ofertas que son la parte más importante. “El cine que conocimos ya no existe”. El cochabambino del Siglo XX fue amante del cine, para enamorar, entretenerse y culturizarse los fines de semana. Esa realidad es sólo un grato recuerdo nostálgico. Los cines fueron sepultados por la modernidad empresarial, como el Cine Center. Además, hoy prevalecen la televisión digital por cable y los reproductores de DVD Blu-Ray 3D, Digital Hd  y los DVD’s piratas que se compran a precios insignificantes en el mercado popular. Estas son, también,  causas para  que  las salas de cine tradicionales desaparezcan para convertirse, una mayoría de ellas, en templos evangélicos. La gente prefiere “cine en casa”

Tonchy Antezana: El cineasta cochabambino Imagen 2

“Evo Pueblo”

El proyecto “Evo Pueblo” que trata la vida del Presidente del Estado Plurinacional, Evo Morales Ayma, fue un desafío personal para Tonchy y un compromiso con sus ideales que le significó “más sinsabores que satisfacciones”.

 

La película fue idea de un amigo que se comprometió a conseguir financiamiento, pero todas las puertas se cerraron, inclusive las del gobierno  que no le regalaron ni un afiche. “Después de 6 meses de intensa búsqueda económica, el amigo abandonó el proyecto”, dijo.

Tonchy asumió el reto, pues había inusitada curiosidad sobre la película y un despliegue mediático  en todo el mundo que le significó verse “acorralado” y aceptar el desafío. Afortunadamente un productor ingles le apoyó y pudo sacar a flote el “Evo Pueblo”. Un reto personal y la oportunidad de triunfar en el exterior dada la popularidad del presidente Morales.

¿Qué de las leyes?

 

Al visionar el desarrollo del cine en Cochabamba, su realidad y posibilidades, Tonchy afirma que el cine crecerá si hay apoyo de autoridades y de la comunidad. Recuerda que no hay una sala del Municipio exclusivamente para exhibir películas nacionales y de cine independiente.  La sala del cine “Opera” es del Estado, manejada por la Fiscalía y alquilada a un templo evangélico, hecho que le parece  falta de criterio de las autoridades. Este espacio debería servir para fomentar el desarrollo cinematográfico en Cochabamba. También existe una ley para crear una cinemateca regional, no hay interés y otra de liberación de impuestos que tampoco se cumple por falta de reglamento.

El cineasta alienta la creación de un fondo económico regional renovable, mediante impuestos y patentes destinados a una escuela para hacer cine y  televisión que cuente con infraestructura adecuada y nuevas tecnologías.

<Tonchy Antezana vive entre Cochabamba y los caminos que le lleven a nuevas experiencias, cámara al hombro. Conserva su temple de aventurero que contrasta hoy con su amplia experiencia en el cine. Todavía sueña con su gran obra maestra cinematográfica>

Redaccion:

Simón Alberto Figueroa Reynaga

Simón Alberto Figueroa Reynaga

Periodista, Editor General Revista TEMAS cbba

cochabamba.safi@gmail.com