“BRUTAL DISPERSIÓN” DEL GRUPO OPOSITOR

Víctor Hugo Cárdenas, Carlos Mesa, Jorge “Tuto” Quiroga, Rubén Costas, Luis Revilla y Samuel Doria Medina, suscribieron del día 12 de abril de 2017, una declaración conjunta en defensa de la democracia y la justicia.

“BRUTAL DISPERSIÓN” DEL GRUPO OPOSITOR

El Grupo de los Seis, conformado por ex presidentes y líderes de oposición firmaron el día 12 de abril de 2017 una Declaración Conjunta  en defensa de la Democracia, la Constitución, Justicia y los Derechos Humanos con fuertes críticas  al presidente Evo Morales mostrándose ante el pueblo de Bolivia como diáfana esperanza  de unidad política de oposición,  hoy es sólo “una brutal dispersión”, calificativo que corresponde al abogado y analista político Carlos Borht  Iraola, uno de los críticos mediáticos al gobierno que suele utilizar  estadísticas y argumentos sólidos en sus opiniones, por tanto, es creíble cuando  expone sus versiones en medios de comunicación.

Los firmantes del documento fueron el ex-presidente Carlos Mesa, el jefe de unidad Nacional, Samuel Doria Medina, el ex vicepresidente  Víctor Hugo Cárdenas, el Gobernador Demócrata Rubén Costas Aguilera, el Alcalde de La Paz, Luis Revilla y el ex presidente Jorge “Tuto” Quiroga. La parte más sobresaliente decía: “ Nuestra vocación democrática nos compromete con la unidad, no para resolver legítimas diferencias de pensamiento y de visión, sino para reafirmar ante nuestros compatriotas que creemos en la democracia como un valor que debe preservarse, profundizarse y defenderse sin tregua”. (La Razón Digital 12/4/18)

Se esperaba de los ex mandatarios y líderes políticos llamados “G-6”se convirtieran  en  “Contrapeso” frente al régimen imperante, una suerte de voz contundente de la mayoría nacional que exige correcta administración de justicia y respeto pleno a los derechos humanos y el  compromiso de lograr UNIDAD y proponer un modelo de nuevo país. Después no hubo otros documentos conjuntos, los líderes no volvieron a publicitarse  en grupo, luego se supo contradicciones  políticas internas sobre visión de país que simplemente  fueron diferentes. El primero en abandonar el “G-6” fue Luis Revilla, sin levantar polvareda, solo justificando que siendo un líder joven no coincidía con ciertas líneas de pensamiento político caduco, sin especificar nombres.

La Ley de Organizaciones Políticas, LOP, fue promulgada por el presidente Morales el día 4 de septiembre del presente año convocando por primera vez a elecciones primarias, fijando fecha para la presentación de alianzas políticas. Comenzó el laberinto para los jefes políticos, unos con fuerte popularidad, otros sólo con sigla y los demás sin nada. La oposición quedó al desnudo, no pudieron construir la ansiada unidad que especialmente esperaban las plataformas ciudadanas para edificar un solo bloque de oposición, liderado  por una persona que represente a las nuevas generaciones, principales protagonistas en las movilizaciones callejeras de los últimos dos años y que se adjudican la autoría de la abrogación de la Ley del Sistema Penal y de haber arrinconado al presidente Evo. Pero la ley es la ley y debe cumplirse: "Lo que hay que tener claro es que las elecciones generales serán en octubre de 2019, las primarias serán a fines de enero, en función a ello hay plazos para las diferentes etapas", dice el titular de la Cámara Alta. (El Deber, 4/11/18)

El primero en romper el supuesto pacto de unidad, fue Carlos Mesa, al inscribirse al FRI, Frente Revolucionario de Izquierda, dando vigencia a un partido extinguido y la espalda a las plataformas ciudadanas. Mesa provocó el primer temblor en el piso del gobierno y según sus colaboradores será un seguro y cómodo vencedor de  las elecciones de 2019  para acabar con la era política de Evo Morales. “Mesa es construcción del masismo”, afirmó risueño el asambleísta departamental de La Paz y dirigente del MAS de El Alto, Gustavo Torrico en el programa de ATB con la periodista Susana Bejarano. Según Torrico, Doria Medina en una reunión informal con sus partidarios habría reconocido que Mesa le juro que no se presentaría como candidato. Recordó Torrico, que Mesa repetía todos los días a los periodistas: “no soy, ni seré candidato”, sin embargo sus asesores le convencieron que era el candidato ideal, le aseguraron que sería vencedor y comenzaron a diseñar la talla de su traje presidencial. Mesa luego aparece como candidato del FRI y se inscribe en alianza con el alcalde de La Paz, Luis Revilla como Comunidad Ciudadana, y para darle credibilidad a sus actos suscribe alianza con 50 plataformas ciudadanas de la sede de Gobierno y otras 20 de Santa Cruz. Precisamente en este programa, Borht, reafirmó que “Mesa se equivocó” al suscribirse al FRI y al negar una alianza con Doria Medina y Costas Aguilera. Al no tomar en cuenta a otros organizaciones políticas de oposición y líderes como Víctor Hugo Cárdenas, Jaime Paz Zamora, Norma Piérola, Jorge “Tuto” Quiroga y Félix Patzi. Este hecho califica Borht como “Brutal dispersión” del bloque opositor.

Pero las estadísticas que maneja Carlos Borht son interesantes y pueden ser importantes en la proyección de la preferencia electoral a mediano plazo: Los porcentajes de preferencia electoral serían (a priori) los siguientes: Víctor Hugo Cárdenas, candidato de UCS con fuerte apoyo de algunas iglesias evangélicas y los otros posibles candidatos como Jaime Paz Zamora, Norma Piérola y “Tuto” Quiroga, alcanzarían entre un 5% mínimo y 7% máximo. El MAS lograría 40% mínimo y 45% máximo, en tanto, “Comunidad Ciudadana” y “Bolivia dijo No” lograrían en conjunto un 30% mínimo y 35% máximo, cifras respetables, según Borht, quien asegura que con esa proyección habrá balotaje y en la segunda vuelta ganaría Mesa, vale decir, el proyecto de una sólida oposición no estaría perdido si Mesa consigue unir a la oposición. Según Borht, Mesa todavía debe ser transparente frente al caso Quiborax y últimamente el delicado Lava Jato donde hay denuncias de una comisión de la ALP sobre indicios de irregularidades.

El desafío mayor será el día 8 de diciembre cuando el TSE se pronuncie “si puede o no ser candidato” Evo. Las plataformas organizan marchas, huelga de hambre y otras acciones callejeras para presionar el respeto y cumplimiento del 21F y el epicentro será La Paz a partir del día 6 con una masiva vigilia. Por su lado, los movimiento sociales ya anunciaron otra movilización ese día para respaldar la candidatura de Morales.  Al promulgarse la LOP,  ya se dividió a las plataformas ciudadanas porque sus integrantes de hecho se convierten en militantes si quieren elegir a los binomios partidarios. La suprema causa sigue siendo única: alejar a Evo del poder a cómo de lugar, reemplazarlo  “aunque sea con el pastillero de la esquina”. En cambio el MAS, anuncia que es su deber cuidar las conquistas del pueblo junto a Evo . Sin duda, se necesita un candidato honesto, transparente, idóneo y con capacidad sobre manejo de asuntos de Estado. Un líder legítimo y limpio que puede romper todo estigma de corrupción. ¿Quién podrá ser el bendito elegido?

 

Redaccion:

REDACCIÓN CENTRAL

REDACCIÓN CENTRAL

Revista TEMAS cbba

Periodismo que construye ciudadanía