“PEQUEÑA NIÑA PERDIDA EN EL AIRE”, UNA PERLA LITERARIA
“PEQUEÑA NIÑA PERDIDA EN EL AIRE”, UNA PERLA LITERARIA
...
El escritor y poeta Herman Ayala Saavedra, nacido en Reyes y residente en Rurrenabaque - Beni, escribe una breve reseña sobre el poemario de la autora cochabambina Rossemarie Caballero
Redacción Central
2 de marzo de 2023
plantilla-0

“PEQUEÑA NIÑA PERDIDA EN EL AIRE”, UNA PERLA LITERARIA

“PEQUEÑA NIÑA PERDIDA EN

EL AIRE”, UNA PERLA LITERARIA

Voy a empezar diciendo que el poemario “Pequeña niña perdida en el aire” de la escritora Rossemarie Caballero, en el que rinde homenaje a Alejandra Pizarnik es una obra literaria mayor. Nueva, claro está, por ser de una autora contemporánea. Es un poemario que tiene vida propia y fuerza desde su propia concepción. Se trata de un libro que nació maduro y que sabrá envejecer de la mejor manera.

Diálogos desde lo sutil a lo mordaz con Pizarnik en cada página. Versos llenos de vigor y de imágenes que por momentos se tornan claras y confusas otros ratos. La tristeza, lo sombrío, lo radiante y lo depresivo en estas páginas, tienen un denominador común: la maestría lograda por Caballero en el manejo audaz del lenguaje poético, llevado a extremos que sin imposturas de ningún orden, logran ponernos en plano reflexivo e indagador. Una fuerza literaria que nos exige como lectores a nadar, digamos, a bucear en las profundidades metafóricas y descriptivas; primero como en cardumen, siguiendo las características tradicionales de las lecturas que merecen ser releídas ya no solo para disfrutarlas como obra de arte, sino también para aprovecharla como una sugerencia que bien puede ser el detonante definitivo que nos introduzca en estudios que pueden ser mucho o poco metódicos, pero que, sin dudas, nos llevarán a comprender y a disfrutar de distintos y mejores modos, la poesía y la literatura en general. Estamos ante un libro al que siempre se puede (y debe) volver.

Es una poesía breve y refinada la que podemos disfrutar en este poemario conciso, exquisito y oportuno. Siempre oportuno y útil.

Uno, como lector gozoso y agradecido, no puede menos que felicitar y agradecer a la autora, y recomendar su lectura a cuanta personas desee ser transportada a recintos insospechados de la condición humana, para descubrir y descubrirse enteramente desnudo y vulnerable ante unos versos que merecen ser leídos con parsimonia y releídos con muchísima atención, ya que tienen tanto que decirnos, que no sería prudente omitir todo el detalle y esmero de la autora, quien a la vez que rinde homenaje póstumo a Alejandra Pizarnik, nos regala poesía de tan buena factura y de tanto contenido.

“Pequeña niña perdida en el aire” es un libro contemporáneo que no hay que dejar de leer.

– Herman Ayala Saavedra

Poeta

A CONTINUACIÓN INCLUIMOS ALGUNOS POEMAS DEL LIBRO:

Pequeña niña perdida en el aire

Agua.

Luz.

Hay una niña ahí.

Una niña (también podría ser yo)

de pelo claro, con moñas blancas.

Una niña de ojos perdidos (quizá pudieras ser tú)

trajecito en dos piezas con corbatín.

Una niñita forastera que no encuentra su nariz

se le ha perdido en la maraña de un árbol negro.

Hay una mariposa ahí. Sin alas.

Su vestido de motas rosa desvela su pulcritud

pero las mariposas no usan vestido, esta sí. Por dentro.

Un vestido desgajado. Zapatitos sin cordón.

Y las rupturas no pueden ser prolijas. Mienten.

Afuera todo parece normal y la niña juega y tropieza.

La luz de sus ojos no ilumina el verdor de los claveles, no hay claveles, no hay verdor.

En su sonrisa inocente se posa una mosca oscura. Le chupa la alegría y se aleja.

La niña (todas somos la niña y no) se levanta, hurga sus intestinos y cae.

Hay una mujer ahí, caída, pero de pie.

Alejandra

Su voz era de lluvia, ráfaga en la tormenta

La tumba abierta

Miro el poema y un pozo se abre

La noche, una luna inmensa

eleva la palabra y zigzaguea el tono

baja su voz, lenta se escurre

late el tormento y desespera.

Fumaba ella y lloraba por dentro.

Autobiografía

(Mi madre me ha parido

debajo de los escombros)

Fui lombriz

fui estiércol

me atacó la tempestad.

Me hice fosforescente.

El poemario se presentó en 2022 en la Feria Internacional del Libro de Santa Cruz y forma parte de la colección World Women Writers del Taller de Creación y Edición Literaria que dirige la autora.

Santa Cruz, 1 de marzo de 2023

. Redacción:
Redacción Central

Revista TEMAS cbba

- Leído: 54 veces -

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar…

Loading...